contacto@helderverapsicologia.com
T: 686 13 83 21

RESILIENCIA-PRESENCIA-ESENCIA

Resiliencia-Presencia-Esencia

Palabras clave:

  • Resiliencia como capacidad de asistir a la parábola de las adversidades.
  • Presencia como capacidad de afirmación del yo soy en el contacto con el otro.
  • Esencia como capacidad natural del verdadero ser en su realización.

Ante nuestra realidad actual de incertidumbre global, más que nunca nos planteamos y apostamos por conservar el estado óptimo de nuestra salud humana, como equilibrio de autorregulación, que nos impulse hacia nuestra resiliencia, presencia y esencia personal.

La enseñanza que vuelve una y otra vez a la tierra:

resiliencia, presencia, esencia.

¿Pero qué es eso de la resiliencia?

Desde tiempos inmemorables, el ser humano forma parte y depende de la tierra y de todos los elementos, para alimentarse, vivir, sentir, disfrutar y cohabitar con los diferentes sistemas vivos. Para ello, el ser humano ha tenido que desarrollar la capacidad de sobre-vivir, lo cual incluye, la búsqueda de cuidado afectivo y emocionalen todas sus relaciones, desde el inicio de su vida. De verse privado de todas esas esencias, aprenderá y desarrollará mecanismos defensivos para sobrevivir eternamente, cada vez más alejados de la naturaleza de la condición humana: El buen vivir.

¿Qué tiene que ver conmigo la presencia?

El ser humano en sí mismo está conformado por una gran cantidad de sistemas; el sistemafísico: piel, músculos, huesos y órganos, cada uno con sus propias y específicas expresiones y funciones en el interior. El sistema mental: con su campo de conexiones y pensamientos, y finalmente el sistema social con todas sus relaciones e interconexiones hacia el exterior. Por lo tanto, la armonía o desorden interior, tiene innegablemente un reflejo exterior, es decir, cómo proyectamos nuestra presencia, representada por conductas reactivas y/o destructivas hacia los demás. Esto lo podemos ver claramente con nuestras actitudes y la forma como nos relacionamos con unos y con otros.

Entonces, ¿la naturaleza de mi esencia tiene que ver con la presencia y la calidad de resiliencia?

Claro, si dedicamos unos minutos a la naturaleza de nuestra respiración, si nos detenemos a ver cómo respiramos ante las diferentes situaciones de la vida cotidiana, y aprendemos las técnicas adecuadas, como el #Mindfulness por segmentos, entonces podremos encontrar la armonía, la frecuencia, la energía vital que nos hace movernos y mantenernos en sintonía con la vida.

¿Me lo puedes explicar de otra manera?

  • Yo ahora,
  • Le pregunto a la naturaleza: ¿Qué es resiliencia?
  • La naturaleza responde: la resiliencia es presencia.
  • Le pregunto a la presencia: ¿Qué es resiliencia?
  • La presencia responde: la resiliencia es esencia

La resiliencia es un camino que conduce a la presencia y desde allí, en ese sostener de la presencia, nos dirigimos y vamos directos a la esencia que dicta la naturaleza, lo verdaderamente esencial, de donde parte todo, sin duda alguna, son los cuatro elementos: agua, aire, fuego y tierra donde se une a todos los niveles de la espiral de la vida.

Desde la perspectiva de la esencia, uno debe estar seguro del camino que pisa, cerrar los ojos y caminar en la oscuridad.

La calidad de resiliencia viene dada por el grado de presencia que cada persona expone o manifiesta en su vida.

Las personas que tienen una estructura de base sólida, es decir, que han crecido y/o desarrollado un apego seguro, están más preparadas para sobreponerse ante las dificultades y conflictos que se presentan en la vida cotidiana, y desarrollan la capacidad de adaptación y logro para acercarse lo más posible al buen vivir, y eso todas las personas lo podemos desarrollar.

Todos podemos ser una persona resiliente que se impulsa hacia el cambio, que encuentra la llave de acceso al amor, trabajo y conocimiento.

Los desastres emocionales y sociales, siempre tienen una o varias salidas en positivo, soluciones al servicio de la vida, aceptar el poder inherente de cada uno, quedarse en el lugar de la aceptación carente de juicio y libre de expectativas.

Existen infinitos caminos, por ello, os animo a investigar, experimentar, elegir, comprometerse, vivir la vida. La formula resiliencia, presencia, esencia, es una invitación al constante cambio de evolución en la conciencia.

Reflexiona y envíame tus comentarios:

  • ¿Qué relación encuentras en tu vida con estos tres conceptos?
  • ¿Cómo te relacionas con tu respiración?
  • ¿Cómo te relacionas con los cuatro elementos que habitan dentro de ti?

También si me lo solicitas en esta web, déjame un comentario y te puedo enviar las #Meditaciones de los cuatro elementos o las meditaciones de #Mindfulness por segmentos, que he desarrollado.

  • Esencia: el nuevo y pleno brote de los cuatro elementos en ti.
  • Presencia: el vínculo puro y transparente con la respiración.
  • Resiliencia: la magnitud de tus cualidades a favor de la vida.

Desde la naturaleza de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Abril 2020

4 comentarios - Deja un comentario
  • Yolanda Torres -

    Reconozco la resiliencia en mi vida, porque por alguna razón, a estas alturas se que algo me ha impulsado a avanzar en el sentido de la búsqueda del buen vivir. Es muy pequeño mi avance quizá pero lo reconozco mirando mi entorno y lo mucho que me gusta el cambio de escenario. He aquí mi presencia. Y la escencia que voy reconociendo en mi interior.

    • Helder Vera -

      Así es Yolis. En nuestros caminos personales siempre es bueno reconocer que más valen pequeños avances que permanecer en la queja constante, de aquellas situaciones que nos impiden disfrutar de co-crear diversidad de caminos con sus matíces y colores.
      Me encanta tu presencia y tu esencia que siempre trasmites. La constancia es el camino.

  • Yolanda -

    Gracias Helder. Para mí si tuviera que elegir uno de los elementos fundamentales sobre el que profundizar y descubrir, este es sin duda la respiración. Es un acto esencial!! Es un acto que nos resulta tan sencillo, ya que es «automático» viene con la vida,verdad, de hecho es lo más vital) y a la vez puede ser un canal de sanación tan potente ya que conecta lo físico con lo anímico, mental y espiritual..cualquiera que sea el orden. Bendita respiración omnipresente que realizada de formas conscientes transforma, transmuta, enriquece, ancla nuestras experiencias vitales!! Así mismo nos brinda su verdadera ayuda para transitar los momentos duros desde dentro y de forma serena para asimilar el aprendizaje que nos toque y a potenciar la intensidad en los momentos de alegría y gozo que nos conectan con el universo.

    • Helder Vera -

      Totalmente de acuerdo Yoli, Muchos de nuestros bloqueos se enquistan en la inadecuada forma de respirar, generando atascos emocionales y somatizaciones, lo que decae en la incapacidad de acceder a nuestras emociones auténticas. Y esa también es nuestra responsabilidad humana, hacer uso del adecuado funcionamiento de nuestra respiración, para acceder como bien dices: a la alegría, el gozo y el placer de vivir.
      ¡Un fuerte abrazo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *